Como convertir visitantes en futuros clientes con Inbound Marketing

Usualmente, muchas estrategias de mercadeo digital dirigen todos sus esfuerzos a conseguir los primeros sitios en Google para asegurar un gran número de visitantes. Aunque lograr un buen posicionamiento es un punto muy válido, la verdadera meta de cualquier método de marketing digital es convertir esos visitantes en futuros clientes para tu negocio.


Y precisamente, una de las promesas más importantes del Inbound Marketing (y también uno de sus mayores beneficios) es la posibilidad de atraer más usuarios a tu sitio web para lograr su posterior transformación en clientes potenciales. Como te das cuenta, el punto clave de una estrategia sólida de Inbound Marketing es un buen proceso de conversión.


Pero, ¿en qué consiste realmente este proceso de conversión?, ¿qué puedes hacer para optimizarlo? A lo largo de este post te explicaremos en detalle las prácticas esenciales que deberías tener en cuenta al momento de optimizar este proceso, y te mostraremos de qué forma te ayudará a convertir visitantes en futuros clientes.


¿QUÉ ES EL PROCESO DE CONVERSIÓN?


Una vez hayas logrado atraer visitantes a tu sitio web, o por lo menos hayas estructurado una táctica para atraerlos -mediante blogging o difusión en redes sociales-, debes tener la capacidad de convertirlos en leads. Es decir, tu estrategia de mercadeo digital debe tener las herramientas necesarias para transformar dichos visitantes en clientes potenciales.


Esta fase del Inbound Marketing es conocida como proceso de conversión. Es una etapa crucial dentro de toda la metodología, simplemente porque es aquí donde podrás obtener la información de contacto de tus visitantes, por lo menos sus direcciones de correo electrónico.


Sin embargo, lo más probable es que los visitantes de tu blog no te brinden su información y sus datos personales tan fácilmente. Pero no hay de qué preocuparse, puedes ofrecerles algo a cambio: contenido. Tienes múltiples formatos para presentar ese contenido: ebooks, infografías, plantillas, webinars, casos de éxito, etc. Sólo debes recordar que toda esta información debe estar relacionada con las preocupaciones y necesidades de tu buyer persona.


El hecho de que tu visitante descargue el contenido que le has mostrado implica que ha desarrollado un interés evidente en las temáticas que maneja tu industria. Así que debes aprovechar dicho interés, obtener la información de contacto de tus visitantes, y desarrollar una campaña para establecer una relación más personal con tu prospecto (tácticas de mailing por ejemplo).


ESTRUCTURA DEL PROCESO DE CONVERSIÓN

Existen múltiples factores que giran alrededor de un proceso de conversión. Sin embargo, para nosotros estos elementos se filtran a través de tres formas básicas:


1.Call-to-Action (CTA)

Un CTA es un botón que presenta una oferta de contenido adicional al blog. En primer lugar, debe ser visualmente atractivo y resaltar frente a los otros elementos de tu blog o tu sitio web; en segundo lugar, debe manejar un lenguaje claro y conciso que impulse al lector a interesarse por tu ebook, tu infografía, tu webinar o tu video.

2. Landing Page.

En esta página aún no le darás el contenido a tu visitante. Por ahora, escribe un par de frases cortas que lo orienten y que le informen los pasos que debe seguir. Además, escribe un texto breve en el que le expliques de qué trata el contenido que le ofreces. Si es una plantilla, un demo, una infografía o una lista de chequeo, puedes brindarle un contexto sobre el tema. Incluye también algunas imágenes o videos que le den un aire fresco a tu información.

A un costado de tu Landing Page puedes ubicar el formato de contacto en el que solicitarás información básica a tu visitante: nombres, apellidos, dirección de correo electrónico. Además, puedes solicitar alguna información complementaria como el tipo de organización al que pertenece, pero el dato primordial es su dirección email.


3. Thank You Page.

Si algo tienen en común estos tres elementos es el uso de un lenguaje conciso y directo. No buscas escribir el libro más importante del mundo, buscas que tu visitante se interese por tu contenido y te brinde su información. En esta página finalizas el proceso de conversión, así que es hora de cumplir lo que prometiste: bríndale a tu visitante el contenido del que le hablaste en tu CTA y no olvides agradecerle por el interés que ha demostrado.

Un par de consejos adicionales: en primer lugar, piensa siempre en qué tipo de sensación quieres causar en el visitante, esto te ayudará a construir páginas más directas y llamativas. En segundo lugar, observa los resultados de tu proceso de conversión y evalúa cada cambio que realices; cada modificación, por pequeña que sea, produce resultados diferentes, así que observa cuales generan mejores cifras para tu estrategia y adóptalos para una optimización efectiva del proceso de conversión.


Esta es, a grandes rasgos, la lógica que debería regir todo el proceso de conversión en tu estrategia digital. Ten claros estos aspectos y te aseguro que podrás convertir visitantes en futuros clientes de una manera mucho más efectiva.


6-métricas-de-maketing-que-le-interesan-a-tu-jefe